Productos TrufaZero
Productos TrufaZero
Clasificación de las trufas
Clasificación de las trufas
Nuestro perro trufero
Nuestro perro trufero
Nuestra Trufa (Trufa Melanosporum)
Nuestra Trufa (Trufa Melanosporum)
Vistas del campo de trufas
Vistas del campo de trufas
Trufas cuidadas con mimo
Trufas cuidadas con mimo

FAQ


Preguntas y Respuestas.


¿Qué es la trufa?
Es un tipo de hongo subterráneo (hipogeo) que vive en simbiosis micorrícica con determinadas plantas superiores, es decir como no contiene clorofila no puede elaborar sustancia orgánica para su desarrollo por lo que debe extraerla del organismo al que crece unida, a cambio el hongo proporciona a la planta nutrientes, minerales y agua del suelo. Tiene una forma muy parecida a un tubérculo, redondeada, muchas veces con protuberancias y cavidades, y una superficie que puede ser más o menos rugosa, según la especie y el terreno donde se produce. El color varía en función de la variedad, desde el negro a los ocres y pardos claros, posee un aroma intenso muy característico, aunque difícil de definir.

Es rica principalmente en sales minerales –como calcio, potasio, sodio, magnesio…, hidratos de carbono y sustancias grasas, con un alto poder proteico por lo que no solo aporta un gran sabor y aroma a los alimentos si no que también es muy nutritiva.

Subir

Tipos de trufas, tamaños.
Hay cerca de sesenta especies de trufas en el mundo, de las cuales en España se comercializan unas doce, siendo las más extendidas la Tuber Melanosporum o trufa de invierno y la Tuber Aestivum o trufa de verano.

En TrufaZero cultivamos la trufa de invierno que se recolecta de noviembre a marzo. Tiene una forma redondeada con una superficie “verrugosa” con verrugas en forma de diamante lo que hace que sea conocida como “diamante de la mesa”. El color exterior puede variar desde el negro al marrón según el grado de maduración y el interior es muy oscuro con finos filamentos blanquecinos.

Subir

¿Cómo es la trufa de TrufaZero?
Nuestra trufa es la Tuber Melanosporum, trufa de invierno o trufa negra, que es la más apreciada en la cocina por su aroma y sabor; es el único hongo ectomicorrícico comestible cuyo cultivo supone una alternativa económica viable para las zonas rurales.

Tiene un cuerpo –gleba– carnoso y compacto. Su recolección suele empezar en torno al mes de noviembre y dura hasta marzo. Gracias a nuestra moderna envasadora podemos alargar la vida útil de esta joya de nuestra gastronomía y abastecer al mercado en las mejores condiciones.

Subir

¿Qué condiciones debe tener el terreno?
Cuando nos planteamos el cultivo de trufas investigamos en profundidad sobre las características del terreno de cultivo y la meteorología. Comprobamos que no nos habíamos equivocado y que el que habíamos elegido para nuestras truferas reunía las características idóneas ya que la Tuber Melanosporum se desarrolla en terrenos fundamentalmente pedregosos y en los que la presencia de carbonato cálcico sea abundante, con una altitud entre los 500-900m como sucede en el nuestro. Es necesario un clima de inviernos muy fríos, aunque sin heladas continuadas, y veranos muy calurosos como el de Cifuentes; para el correcto desarrollo de las trufas es muy importante la lluvia en primavera y las tormentas de verano que es cuando la trufa se está formando. Decía Teofrasto en el siglo III A.C.: “Cuantos más truenos hay más crecen.”

Subir

Búsqueda y recolección.
La trufa se recolecta con perros adiestrados previamente para esta difícil tarea. Pueden ser perros de diferentes razas o cruces entre varias ya que más que la raza lo importante es el adiestramiento. El perro tiene que ser joven, de carácter afable y obediente, a ser posible de tamaño medio y pelo duro para resistir mejor las bajas temperaturas del invierno y el roce continuo contra las matas. Es impresionante observar el trabajo del perro hasta que localiza la trufa y cómo cuando está bien adiestrado una vez encontrada, siguiendo la orden del recolector, se retira y no intenta comerla.

En TrufaZero confiamos siempre en los perros adiestrados por Semper Fidelis por su profesionalidad y compromiso.

Posteriormente el recolector extrae la trufa con ayuda de machetes especiales que no sean punzantes, mediante los cuales cavará la tierra hasta desenterrar la trufa, la enseñará a su perro y le dará la recompensa, volviendo a rellenar el agujero con la misma tierra extraída.

Subir

¿Cómo se limpian las trufas?
Debe eliminarse por completo toda la tierra y suciedad adheridas a la corteza, para ello se ponen al chorro de agua fría y se restriegan con un cepillo de cerdas finas y no muy rígidas prestando especial atención a los huecos (puede ser un cepillo de uñas o dental). Nunca deben pelarse.

En TrufaZero poseemos moderna tecnología de limpieza, saneado, selección y conservación de trufas, no sólo las producidas por nosotros si no de todo aquel que lo solicite ya que es muy importante eliminar cualquier parte dañada, con larvas o que empiece a descomponerse, para evitar la pérdida del ejemplar.

Subir

Cómo conservar la esencia.
Las trufas son un producto perecedero por lo que es muy importante su correcta conservación. En casa pueden conservarse en la nevera en torno a 8/10 días y también pueden congelarse.

La envasadora de TrufaZero utiliza tecnología de vanguardia para la limpieza y conservación de la trufa en las mejores condiciones de frescura, aroma y sabor.

Subir

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí.

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar